Actualidad Singlator

EL LABERINTO DE LA EDICIÓN

Por 30 abril, 2019 septiembre 25th, 2019 No hay comentarios

Una edición está terminada cuando ha atravesado una serie de etapas imprescindibles para obtener un libro de calidad. Queremos que tenga una buena acogida por parte del público comprador ¿no? Por eso debemos tener en cuenta que tu libro va dirigido a una gran variedad de personas, pero los lectores en general somos exigentes.

El mercado editorial, gracias a la calidad que pueden ofrecer los procesos de maquetación, corrección, encuadernación e impresión, puede llegar a ofrecer unos acabados de calidad. De este modo, el lector se ha acostumbrado a utilizar unos formatos que, si están realizados por profesionales no llamarán la atención pues no exhiben defectos. Pero no siempre es así.

Piensa en un libro que muestre espacios variables entre líneas o párrafos, con márgenes dispares o errores orto-tipográficos ¿Lo leerías con igual placer?

Si fuera este el caso, tu obra no pasaría de ser un manuscrito sin pulir. La edición supone dar forma, sentido y apariencia a una obra, la creación armoniosa de un libro.

Superar todos los obstáculos hasta ver la publicación terminada es labor de un equipo. Tú puedes emprender esa labor en solitario, pero si deseas un resultado idóneo déjalo en nuestras manos.

Para que una obra se convierta en alguna de las tantas posibles modalidades de edición debe atravesar unos determinados procesos.

El_templo_de_Diana_Mérida

ACLAREMOS CONCEPTOS

Podemos hablar de nueva edición cuando se realizan cambios de importancia en los contenidos.

Una nueva impresión implica eso mismo: se reimprime sin cambiar nada.

La reimpresión es llevar a cabo una nueva tirada de ejemplares que pertenecen a la misma edición. Vendida la primera edición, se procede a reimprimir y confeccionar nuevas unidades del mismo libro.

¿Qué hay de los ISBN?

Hablamos del Número Internacional Normalizado del Libro (ISBN por sus siglas en inglés) International Standard Book Number. Se trata de un número de identificación único para las obras publicadas que cuenta con reconocimiento internacional. Consta de 13 dígitos agrupados en prefijos.

Adquirir un nuevo ISBN

Es necesario para las ediciones nuevas, cuando hay cambios. Si lo que se quiere es sólo hacer una segunda tirada se conserva el mismo ISBN.

Teniendo en cuenta qué información va registrada en el ISBN, sabremos cuándo debe cambiarse este:

  • El título, el autor, el país de publicación, región geográfica o zona lingüística, la fecha de publicación, la edición, el idioma, el editor o sello editorial.
  • Si el libro se publica con distinta encuadernación: de bolsillo, tapa dura o tapa blanda, incluidas las dimensiones.
  • Si el formato es digital.
  • Audiolibro

Un libro sobre el que se han efectuado correcciones no relevantes (erratas orto-tipográficas, pequeñas omisiones) tras una edición, no necesita catalogarse como nueva edición. Conservará el mismo ISBN.

Revisar, corregir, ampliar

En estos supuestos es cuando se llevan a cabo modificaciones en el contenido.

Se trata de una nueva edición, de modo que debe ser asignado un nuevo ISBN.

Edición electrónica

Es otra opción de lectura de los libros en un formato y presentación de características diferentes al tradicional en papel.

El editor ha de trabajar en el manuscrito que aporta el autor para hacerlo accesible al público.

El editor sigue un protocolo estricto para llegar a obtener un libro electrónico dada la gran variedad que existe de formatos finales.

¿La edición digital, es lo mismo que el ebook o libro electrónico?

En la edición digital producimos libros electrónicos. Pero la edición es un conjunto de pasos, no es el producto final. La edición electrónica configura formatos (PDF, MOBI, EPUB…) a través de un ordenador.

Finalmente, señalamos que el código ISBN garantiza llevar a cabo el pedido de los libros sin producirse errores de identificación, así como la correcta distribución de los mismos. Se utiliza en librerías, bibliotecas, distribuidoras, catálogos bibliográficos y también bases de datos para el registro de libros.

Asimismo, es un número de gran utilidad en los sistemas electrónicos de punto de venta, puesto que permite escanear el código de barras mediante lectores electrónicos.

Sin embargo, el Real Decreto 2063/2008 del Ministerio de Cultura derogó en 2009 la obligatoriedad de consignar el ISBN en las publicaciones. Nosotros asignamos y consignamos siempre el código ISBN en nuestros libros. Creemos que siempre resultará beneficioso.

Deja un comentario